Follow by Email

jueves, 9 de febrero de 2017

“EL OTRO MANGO DE LA SARTEN “


No hace mucho tiempo tuve un pequeño altercado con una familiar por culpa de la dichosa violencia de género y la obsesión enfermiza compulsiva de que el machismo es cosa de todos los hombres y de que todas ellas son victimas nuestras. Siempre dije que los extremismo nunca son buenos y más cuando no se admiten las estadísticas si estas no confirman lo que las feministas proclaman a los cuatro vientos, así que tras ser tildado de mentiroso y machista de mierda, me fui a mi archivo en la nube a sacar viejos artículos sobre el tema y para mi sorpresa salieron esos y otros, que me hicieron ver al trasluz las maniobras barriobajeras de los que hacen que un hombre de paja tire la piedra y si no esconde la mano a tiempo, pues peor para él.

Siempre me pregunte el porqué la mayoría de la gente sigue votando a los mismos a sabiendas que los están dejando como el gallo de Morón, la respuesta me llego tras analizar el porqué desde el 2006, no hay estadísticas de violencia de género femenino, ósea, de esposas, queridas, amantes, etc, que se cargan al esposo, querido, amante, etc. (De los cientos que se suicidan por maltrato psicológico femenino, hablaremos otro día)

La respuesta es simple, no interesa porque eso pondría en igualdad de condiciones a hombres y mujeres y esa no es la labor gubernamental pues lo que al gobierno le interesa actualmente es aislar al individuo y dividir lo más posible la sociedad volviéndose así más manejable ésta (divide y vencerás). Ellas ven como el gobierno las defiende de ellos y ellos, solos y acojonados, ni gurgutan por miedo a ser el blanco de las iras de las extremistas radicales y, porqué no, de su pareja.

Siempre me hizo gracia que las mujeres echen la culpa de sus menores sueldos al machismo reinante sin pararse a pensar que si su jefe fuera una mujer, el asunto sería el mismo pues los que deberían corregir el desfase son los que gobiernan, esos mismos que ganaron las elecciones con los votos de ambos sexos y no algo tan impersonal y genérico como el “machismo”.

El gobierno tiene nombres y apellidos, pero también guardias y leyes que los amparan mientras que el machismo es como Dios, se le puede echar todas las culpas con el único temor de que de verdad exista Dios y te joda el descanso eterno, pero en la vida real puedes arremeter cuando quieras contra los dos porque no esperas castigo alguno, y más, cuando es el propio gobierno el que alienta detrás de los medios de comunicación a dilapidar a todos los hombres por ser todos ellos unos asquerosos machistas de mierda y desviar del ojo crítico otros problemas mas acuciantes matando así, tres pájaros de un solo tiro .

Yo les pregunto a mis hijos el porqué no salen más y cuando salen, él porque nunca hay chicas, la respuesta es deprimente, “no quieren complicaciones”. Mirando mis archivos descubrí un antiguo articulo donde decía que en Italia cada vez había menos italianos pues los italianos”tampoco querían complicaciones” y, o vivían solos o en caso de vivir en pareja, tenían un solo hijo. El problema estaba en que llegaban emigrantes que se traían después a sus ocho hijos, tíos, abuelos y cuñadas que a su vez procreaban como conejas desplazando a la raza autóctona a mínimos históricos.
No hace mucho leí otro artículo, esta vez sobre Japón, donde los chicos y las chicas “no quieren complicaciones” y el índice de natalidad esta cayendo en picado y hasta se prevé la desaparición de Japón para dentro, eso sí, de una pila de años.

El problema no está en el machismo en sí mismo, está en la cobardía de los(as) que no quieren enfrentarse al verdadero enemigo (el gobierno) y conformarse con tirarse al cuello de un podenco de paja que lo único que quiere, al parecer, es no complicarse la vida.

Toda esta movida carecería de sentido si la distracción no tuviera como fin la manipulación de las masas, esas que ya carecen de valores, esas donde formar una familia es una complicación, esas, que aun blandiendo la bandera de la libertad en manada se sienten solas y desarraigadas. Esas que cuando escuchan la canción que les cantaba su mama de pequeños de mano del bipartidismo, corren a depositarles su voto por añoranza del pasado, de la unión familiar, de las cenas de Nochevieja, y es que nuestra sociedad se ha convertido en Una, Sola y Triste, que siempre que le tocan su fibra sensible llora sin importarle nada si después, el músico, les da por el culo (Orto en Argentino).

Esto ni es un alegato ni pretende serlo a favor del pobrecito varón domado, hijos(as) de puta, siempre han existido y existirán, con este escrito, lo único que pretendo es hacer ver que todo es una manipulación para conseguir un fin, el de que nada cambie para que todo siga igual.

Soy el primero en luchar por la igualdad de género, pero jamás me dejare manipular ni callar por nadie y mucho menos por quienes tendrían que ser justos y ecuánimes con ambos sexos reflejando la verdad del problema y no escondiendo bajo la alfombra lo que políticamente no les interesa. Nuestra sociedad se va a la mierda porque el poder ha creído oportuno enfrentar a hombres y mujeres para seguir teniendo en exclusividad el mango de nuestra sartén o quizás, y no lo echo en saco roto, detrás de todo está en que el problema demográfico se les está escapando de las manos y que mejor que, muerto el perro, se acaba la rabia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada